Madrid Titanes 47
Glorioso D de Industriales 25

Ríos de tinta virtual corrieron en la dolorida y magullada tarde del domingo, 17 de febrero, por las redes sociales del Glorioso en las que finos analistas se hacían cruces y repreguntaban cómo era posible que el afamado Glorioso D de Industriales hubiera caído derrotado en su compromiso matinal con los Titanes.

Especialmente asombrado y ocurrente –no podía esperarse menos- se mostraba en sus comentarios el Prejubilado que atiende a las iniciales RdeSR, que además de mostrar su extrañeza (producto de no haber presenciado el encuentro) hacía jueguecitos de palabras con el resultado, como si por esta derrota se hubieran conmovido los cimientos del Universo Rugbístico y del otro. Exageraos.

Cierto es que en los cuatro o cinco años de vida deportiva de los Titanes de Madrid no habían conseguido vencernos, pero también es cierto que el trabajo de estos años se va notando en estos chavales y que han mejorado sustancialmente desde sus comienzos hasta ahora: en la parte que nos toca, ganamos en la primera vuelta apuradamente por 39-33 y en lo que tocan al resto de la liga han ganado cinco o seis partidos: Aranda, Cisneros, Vallekas, etc.

Quizá la sorpresa por el resultado venga dada por la abundancia y calidad de los mimbres disponibles para este partido que aparentaban poder trenzar un equipo equilibrado y disfrutón con una amplia convocatoria; sin embargo, las circunstancias complicaron la vida hasta extremos insospechados a Spity y Borrull durante la noche del sábado: excedentes de cupo, limitaciones de alineación, accidentes de moto (o prácticas de vudú, no se sabe bien) y otras incidencias,  hicieron que la convocatoria quedara integrada ab initio  por  Carlitos Peña, Javi León y Carlos Hulk en la primera línea; Chucho y Pepe Salas de segundas y Don Paolo ©, Nacho Monter y Álvaro Oliver en la tercera;  Dani Mingo y Angel Alcaide de medios, con Miguelito Pernas y Peri Thiebaut de centros y Pablo Majorero, Chema Guio y Gordillo de backs.

En la banda esperaban en confuso mogollón Lorenzo Chupao, Juan Rodrigo, PPpili, Alvaro Prosti, José Luís Martín, Kike Gil,  Mivicen, Miguel MM, y Jorge Chinorris, estos dos últimos delicatesen fuera de carta por excedentes de cupo y el Cateto Smith, en Burgos con el brazo en cabestrillo, acompañados de Manolito Rollo, Alex Iglesias (fotógrafo y esteta), Nacho Gil, Majorero jr., Ana de Mivicen y la Sra. De Rodrigo.

Buena pinta y media de edad cercana a los cuarenta y bastantes –excluyendo al chaval de Majorero y a las damas que no tienen ni espalda ni edad- para afrontar a unos Titanes bastante creciditos, con convocatoria completa, abundante clac, buen peso en delantera y gente rápida atrás, que mostraron en todo momento una envidiable forma física que les permitía apoyarse  y llegar antes a  todas partes, lo que marcaría la diferencia.

Tras pasar revista y revisión de fichas como es habitual con los Titanes, iniciamos el partido sacando, pero en seguida empezamos a recibir, ya que en el minuto 1 encajamos el primer ensayo en un rápido contrataque bien manejado a la mano, a la vez que cascaba nuestro apertura Angelote, con lo que el Chupao se incorporó al juego antes de lo previsto.

La crónica tras estos sustos (podíamos haber pedido muerte) la resumió Kike Gil en las redes, ya en la misma tormentosa tarde del domingo, intentando explicar lo que había pasado a los curiosos ausentes, al señalar:

“La primera parte ha sido algo rara. Ellos tenían mucho el balón, y han jugado con la línea muy bien. Su 15 transformaba todos los tiros a palos. La segunda parte ha sido un cambio radical. Les hemos negado el balón y les hemos hecho (no metido) 3 o 4 ensayos hasta estar 33 a 25. Pero ellos han robado 2 balones (para mí en flagrante fuera de juego) han ensayado dos veces más. El árbitro un crack de las matemáticas, (supongo), porque de rugby un cenutrio.”

Poco más hay que explicar: lo fundamental es que durante la primera parte y salvo alguna ráfaga de buen juego con un par de buenos ataques a la mano (ensayaco por el ala de nuestro Capitano Don Paolo y otro de Monter), lo cierto es que no fuimos capaces de dominar de delantera como solemos y la abundancia de balones, además de sus continuos apoyos, permitió a los Titanes mantener la posesión ganar muchos metros y desbordar nuestra defensa, consiguiendo un total de cinco ensayos.

Sin embargo, tras los cambios del descanso, mejoró nuestro juego estático, dominamos la melé y conseguimos mantener más la posesión, además de mejorar en defensa, controlando el juego, consiguiendo tres ensayos (dos de Peri Thiebaut, arrimado a la delantera y uno de Monter, aún más arrimado a todo lo que se movía) poniéndonos muy cerquita en el marcador, de manera que en la banda y en el campo se empezaba a creer en una Homérica remontada a falta de cinco o diez minutos, ya que los titanes no habían conseguido crear peligro en toda la segunda parte. Sus dos ensayos de la segunda parte, en el minuto 77 y en el 80, transformados, frustraron nuestras ilusiones y marcaron una diferencia más abultada de lo que habría sido razonable. Una pena.

Merecida victoria para los titanes, visto lo visto, aunque nos llevamos la sensación de que podríamos haber hecho algo más: nos faltó poner un poco de orden defensivo, sobre todo en la primera parte: un par de placajes de Marcial sembrando el pánico entre los contrarios, nos hubieran venido de perlas para que jugaran con menos tranquilidad.

Destacar la reaparición de Miguel Pernas y de Álvaro Prosti, recuperados de sus lesiones y la lesión de Angelote, namás  empezar y de Dani Mingo con una fuerte contusión en un muslo y que es baja para Colmenar. Por Dios, ¡¡que no se entere Monter!!

Y tras el pasillo y las fotos de rigor, tiramos para el vestuario y aliviamos el amargor de la derrota con los míticos litros y el hornazo (2) de Theodore y un posterior tercer tiempo in situ del que no ha trascendido ningún detalle, más allá de la desesperada búsqueda (en las mismas redes sociales mencionadas) de Miguel MM para que defendiera nuestro Glorioso pabellón en un duelo de minis, que–sin su presencia- parece que también perdimos: nada se ha confirmado. Omertá  lo llaman unos “Haber estao”, dicen otros pero si eso fue lo que ocurrió no queda sino coincidir con lo que mascullaba Rafuto en la sobremesa del domingo: “no se os puede dejar solos”.

Salud camaradas.

PPpili